El Athletic supo competir contra Barça y Real Madrid, pero no pudo contra el Atlético. Ante los culés sumaron los tres puntos y contra los blancos un empate con sabor agridulce porque los rojiblancos se merecieron más. Sin embargo, los colchoneros demostraron en Bilbao ser más equipo, no tanto por juego sino por mostrarse como un conjunto muy sólido con un hombre en punta, Diego Costa, que es muy difícil de parar y que en San Mamés realizó uno de sus mejores encuentros del curso…

vía La Liga de los rojiblancos.