Las medallas de chocolate, a pesar de lo que pueda parecer por su dulce contenido, son probablemente las más amargas del mundo del deporte. El Athletic Club lo sabe bien, en los últimos cinco años ha podido saborear hasta tres de ellas. Sin duda son un premio y el haber llegado hasta ellas es de valorar y reconocer, pero el sabor sigue sin ser del todo agradable al paladar.

La final de Copa de 2009, la de 2012 y la de Europa League de ese mismo año son las últimas grandes medallas de chocolate que ha conseguido el equipo, unos sinsabores que han tenido que digerir tanto jugadores como los tres equipos técnicos diferentes que les dirigieron. Y, por supuesto, la afición…

vía La medalla de chocolate más dulce del Athletic Club | Los otros 18.