Aduriz fue uno de los grandes protagonistas del Athletic el pasado domingo frente al Sporting. El donostiarra, que no tuvo una de sus actuaciones más brillantes, decidió el encuentro ante los asturianos desde el punto de penalti. Un lanzamiento que conllevaba un riesgo añadido, puesto que el pichichi rojiblanco no había estado atinado desde entonces de cara a puerta. Increíble, pero cierto…

Origen: mundodeportivo.com

Anuncios