El Bilbao Athletic ya sueña con la final por el ascenso a Segunda División. Los rojiblancos tendrán que gestionar el 2-1 cosechado en Las Llanas ante un rival, el Huracán Valencia, que ya demostró en la ida que nunca arroja la toalla. En inferioridad , con 1-0 y un penalti en contra, supo reaccionar para mantenerse vivo en la eliminatoria. Este domingo (17.00 horas), en su terreno, de hierba artificial, y ante un público que aprieta, se resolverá el billete que hay en juego para acceder al último pulso por el ascenso.

Los valencianos son un equipo con mucho oficio, calidad y confianza en sus posibilidades. Tienen la ventaja de su adaptación plena a un campo de hierba artificial y de reducidas dimensiones, que perjudica el fútbol alegre que acostumbra a desplegar el filial rojiblanco. Además, en esta ocasión sí contarán con Capdevila, el delantero que ha marcado las diferencias en su grupo durante la fase regular de la Liga.

El conjunto de Ziganda, por su parte, tiene sus armas para contrarrestar todo esto. Ha preparado a conciencia el cambio de superficie y de dimensiones del terreno de juego durante la semana, con las modificaciones pertinentes en su estilo habitual. Recupera también a Jonxa Vidal, lesionado en la ida. La solvencia demostrada a lo largo de todo el curso, incluido un partido de similares características en la ronda anterior ante el Levante B a domicilio (1-2), invita a ser optimistas. No hay que olvidar que, aunque ajustada, los cachorros han tomado ventaja en el cruce (2-1). La emoción es máxima.

vía El Bilbao Athletic espera tornar el sueño de la final por el ascenso en realidad.